Como ya adelantabamos en nuestro anterior post, este sábado 28 de noviembre, se celebrará en Bilbao el Fair Saturday, un evento en el que diferentes artistas y colectivos apoyarán con sus actuaciones diferentes proyectos sociales y ONGs.

Cuatro de estas actuaciones tendrán como objetivo recaudar fondos para la Fundación Etorkintza, más concrétamente para el proyecto que se lleva a cabo desde el Servicio de Atención a Adolescentes y sus Familias dirigido a trabajar la dependencia emocional entre adolescentes.

La dependencia emocional en adolescentes

La adolescencia es una etapa de crecimiento llena de posibilidades, pero también llena de vulnerabilidad. Al propio proceso adolescente, de por sí complicado, podemos añadir infancias donde la reprobación y poca valoración han sido una constante; encontraremos entonces, cómo los riesgos de conductas disruptivas o problemáticas se disparan. Si hablamos de riesgos, siempre pensamos en problemas como conductas violentas, problemas de alimentación, o consumo de drogas, pero también tenemos que mirar el daño de la Dependencia Emocional. Cada vez vemos mas adolescentes y jóvenes que confunden el amor con la dependencia emocional, dando en ocasiones lugar a noviazgos violentos.

dep

Hay dependencia emocional “cuando dejas de ser tu misma, tu mismo”, eres importante solo por el otro, por la mirada del otro. Y no podemos diferenciar entre amar y sufrir. Esta dependencia puede ocurrir en cualquier momento de nuestra vida, pero en la adolescencia hay que cuidar la forma de establecer relaciones de manera especial, por que para crecer necesitan esa mirada, esa devolución del entorno externo, más allá del grupo familiar.

Cuando, sobre todo las adolescentes, establecen relaciones sentimentales muy posesivas y entienden esta posesión como muestra de amor, suelen darse situaciones de violencia generalmente psicológica. Se exigen relaciones cerradas, exclusivas, convirtiendo a la pareja en lo único importante en la vida.

Las peticiones del otro son cumplidas, porque es el pago por tener tanto amor, y comienzan a ser obligaciones y prohibiciones más que peticiones. La exigencia de “solo conmigo” se convierte en una constante, por lo que si se rompe esa relación, el o la adolescente se queda solo o sola. El miedo a la soledad, a no ser nadie sin el otro, mantiene esta dependencia. En el mejor de los casos se comienza a vivir la relación como asfixiante, como algo que te anula como persona, pero también se vive la incapacidad para cambiarla.

depen

Si la relación es dependencial, anula. No hay ilusiones ni vida para una misma o uno mismo. Llega el sufrimiento, pero se minimiza y se excusa como mensajes de amor.

En el Servicio de Adolescentes y sus Familias de la Fundación Etorkintza, trabajamos a través de la relación terapéutica y educativa, algunas de las creencias que estos y estas adolescentes tienen en torno al amor y a las relaciones de pareja. Se ponen de manifiesto las distorsiones de las mismas, que les pueden llevar a configurar una relación de pareja no igualitaria y tolerar situaciones de abuso, puesto que no reconocen o minimizan determinadas señales de posesión o violencia.
Así mismo, queremos que aprendan a cuidarse, trabajando su identidad, su valoración y autoestima más allá de su identidad de pareja, dado que a menudo estas adolescentes, se “olvidan” de ellas, siendo todo por y para la pareja.

Como sociedad debemos hacer todo lo posible para evitar discriminaciones que perpetúan la desigualdad de género. La infancia y adolescencia son el futuro, son una pieza clave en el desarrollo de una sociedad menos machista, más igualitaria.

Por esta razón, los donativos que se recauden este sábado en el Fair Saturday irán destinados a este proyecto del Servicio de Adolescentes y sus Familias.

Artículo escrito por Pili Urra, Psicóloga del Servicio de Atención a Adolescentes y sus Familias de la Fundación Etorkintza.