Campaña de la FAD 1988

Campaña de la FAD 1988

El trabajo que se hace en el ámbito de la prevención de las drogodependencias ha evolucionado y ha sabido ir adecuándose a las nuevas realidades y necesidades que surgen en torno a este tema.

Las tendencias han cambiado, las formas de consumir han cambiado, incluso las sustancias han ido cambiado…. en esto de las drogas también hay modas, como en todo.

Ha sido precisamente ese el reto al que han tenido que enfrentarse los y las profesionales de este área.

A todo esto hay que sumarle la experiencia de tantos años de trabajo, que han ido enseñándonos qué estrategias eran las más adecuadas, qué mensajes eran los que más llegaban a la población destinataria y cuales eran ineficaces y había que descartar. Así la prevención en drogodependencias ha pasado de los mensajes de noes rotundos a las drogas que tanto vimos y oímos allá por los 80 y los 90, a otros más enfocados a la reducción de riesgos y daños y no tanto a la abstinencia total.

Para poder ver cómo ha sido esta evolución, tenemos una oportunidad inmejorable ahora en Bilbao donde la FAD – la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción- ha organizado una exposición bajo el lema “Más de 25 años, más de 50 campañas” que recoge los spots, cuñas y gráficas de las campañas de sensibilización sobre el consumo de drogas de la FAD desde 1988 a 2014 y supone un recorrido histórico por la evolución del fenómeno de los consumos de drogas en España en los últimos treinta años.

Esta exposición se podrá visitar de manera gratuita hasta el próximo 16 de junio en el Edificio Ensanche de Bilbao (Plaza Ensanche, 11) de lunes a viernes y con horario ininterrumpido de 9:00 a 20:00.

Campaña FAD 2004

Campaña FAD 2004

Pero a pesar de esta transformación en la forma y en el contenido de los mensajes transmitidos en las distintas campañas de sensibilización realizadas en todos estos años de trabajo, siempre ha habido un mensaje o una idea de fondo que se ha mantenido casi inalterable, una idea que no se ha visto afectada por las modas que antes mencionábamos: la importancia de la educación para vivir en un mundo en que las drogas están ahí.

La educación, también en la escuela, pero sobre todo y ante todo la educación en la familia, es fundamental en el trabajo preventivo. Ello ha llevado a que aunque muchas campañas, muchos programas y muchas intervenciones hayan ido evolucionando en estas últimas décadas, la perspectiva de que una de las líneas de intervención más importantes es la de trabajar con las familias siga hoy en día más vigente que nunca para que estas eduquen a sus hijos e hijas desde las edades infantiles en valores de protección -autoestima, empatía, asertividad,…- y hacerles menos vulnerables al consumo de drogas y a otros comportamientos de riesgo.