El aprendizaje infantil comienza con la observación. Los niños ven lo que hacen sus padres y madres, cómo se comportan, y aprenden esas mismas conductas.
En este sentido, la Fundación Balia, a través de su campaña “Si no los educamos nosotros, lo harán otros”, pretende concienciar a las familias y a la sociedad en general sobre la vulnerabilidad de niños y niñas ante lo que escuchan y ven de las personas mayores.